miércoles, 26 de junio de 2013

Bebé estrena narices en el suelo

El crío, mi hermoso crío, se cayó. Se “me” cayó.
“Pero, que si esta bien”, que bolazo escribir sobre ello, se me dirá.
Déjenme, por favor, contar...


Imagen encontrada en internet-guía-de-la-vida
Si ponés en google: "bebé caída"
Nota: No puedo evitarlo, busco todo

Mañana es la cita del sexto mes con la pediatra. La anotación número uno ERA: es que no rola, lo hizo alguna vez de casualidad, pero ahora lo ponemos boca abajo y empieza a llorar, no se da vuelta por nada, nos preocupa, mejor: me preocupa, es que otros bebés a esta edad... pero el nuestro no, que vamos a hacer?, es que está bien? Etcéteras, etcéteras. Bueno: SI ROLA.

Es como lo dicen en todos lados: un segundo. Caminé dos metros a agarrar el celu, el maldito celu, dejándolo en el medio de la cama sentadito entre almohadas, se empujó de cara al colchón, paró el culipín, miré horrorizada, corrí, doble giro veloz y: al suelo crío.

Bebé en llanto, madre hace upa, padre “qué pasó, qué pasó?!”, madre explica, madre explica, madre explica, madre llora, padre toma crío, padre grita a madre que se tranquilice, que eso le pasa a muchas personas, madre e hijo lloran, padre corre a madre de la habitación, madre llama a pediatra, pediatra dice “hola” mientras padre aparece en escena con bebé que ya no llora, pediatra manda a madre a tomar un lexotanil, madre suplica a padre que deje a hijo reencontrarse con la teta culposa.

Estoy a su lado ahora, lo quiero despertar para ver que está todo bien. Pensando en que capaz necesito un psicólogo para lo de la culpa y para no morir en el intento de ser madre.Se lo dije al padre antes de dormir, me contestó que mañana mandaría una cadena, como las que manda por ejemplo cuando el hijo hace cosas como la primer caca, esta vez diría: “bebé estrena narices en el suelo, gracias a la madre, eso sí: piso de madera”, que es lo que yo le repetía a la pediatra para aminorar el asunto. O quizás diría: "bebé estrena suelo con narices". Sea como sea, no sé bien que carajo me quiso decir el padre. 

En fin… no iba a escribir, pero imaginarán que no puedo dormir.

Nota: No tenía pensado aparecer estos días, con lo de la búsqueda del jardín maternal estoy “quemada” (voy pasando a word toda la data recopilada sobre los jardines para compartir en el blog). Pero de repente pasa algo y “necesitas” escribir o solo hablar, y como aún no pago sesiones!!! Cortito y al pie, a veces necesito. Volveré a usar, si se me permite, una y mil veces por estos lados, la palabra: desahogo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. menos mal que tenemos tipos al lado que lo desdramatizan todo! a mí me pasó casi lo mismo, el susto y la culpa... ay, mamita. mirá: http://estaquetepario.com/2013/01/16/toallitas-humedas-7/

    y te cuento: siguieron muchos más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí lo lei, jaja
      Mato, mato lo de tú algundiamarido: sacale una foto y subila al face!
      Un abrazo,

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...