viernes, 14 de junio de 2013

OCULTAMIENTOS SOCIALES I

Algunas de las cosas que te pueden suceder si tenés cría, y que el mundo te oculta. Hasta que te quedás embarazada, las empezás a descubrir y te sentís: estafada.


"Muñeco de mi hijo, se me ocurre deprimido porque
no le avisaron que venía a la casa de una madre
neurótica que lo mete al lavarropa cada dos por tres"

Foto hogareña, BsAs, junio de 2013
Cuadro de fondo: Sofía Sabsay, óleo sobre tela



Tus tetas nunca volverán a ser las mismas.
“Parecen tetas de perrita después de la lactancia”, me dijo una prima hace poco… “Ajaaah! … me podrías haber mandado un mail alertando!?!”. Escribo este post porque quiero hablarles de frente, chicas. Corren el grave riesgo de que: salgan estrías, se caigan, se desinflen, quede una bas-tan-te más grande que la otra. Por suerte suele pasar algo de eso, no todo. Claro: por ahí zafas y te quedan igual que antes, pero sabelo. No dar la teta parece que tampoco ayuda necesariamente, la que escribe llegó al parto, si bien con dos talles más de corpiño, con las tetas de otra mujer.

Quedarás casi pelada en el puerperio.
Si, si… esto es solo una etapa, pero mientras sos “una teta con patas”, todavía no recuperas aunque sea un poco del cuerpo de antes, encima: te pasas la mano por la cabeza y caen mechones. Tiene explicación, científica digo, porque lo que no tiene explicación es que no te lo adviertan. Va a volver a crecer, pero por el recambio hormonal se cae a montones-montones, mientras no crece nada-nada por el momento. El proceso puede durar hasta dos años. Dos años!!!

Harás tus heces delante de un montón de gente en el parto.
Si, antes te daban una enema previa, pero hoy la OMS lo prohíbe. No tengo más cometarios para hacer al respecto, excepto transmitir mi experiencia de que para colmo te puede tocar un obstetra que es un bombón.

Te crecerán los pies en el embarazo.
De medio a un número. También se descalcifican los dientes, crecen los problemas de vista, y otros de la índole. Pero cualquier mujer sabe o imagina lo que se siente que, encima de que ya no se podrá comprar como antes porque sabe o imagina lo que cuesta mantener un niño, lo que se siente que no te quede bien ninguno de tus zapatos de repente y todos juntos.

Se va complicando cada vez mas lo de la maternidad.
Todos hablan de lo terrible que es tener un recién nacido, y dicen cosas del estilo: después empiezan a dormir mejor. Tener un bichito que solo mama y caga, aunque sea cada dos horas, no es lo peor. Existen cosas como: las huelgas del lactante… Si, el tipo decide no comer. Un día empieza a manifestar su voluntad y te das cuenta que se te está complicando. No señores, solo dormir no es el problema. Mes a mes, semana a semana, cada día la criatura será una distinta al día de ayer, e irá sumando al repertorio de demandas.

Vas a tener que lidiar con las opiniones de medio planeta.
Y me quedo corta. Toooooodos saben como hay que criar a un hijo, tú hijo. Especialmente los que no lo tienen, o los que lo tuvieron con otras recetas que son los que “tienen la posta”. Ah, claro, sabé que: “vas a estar haciéndolo mal”.

Los acuerdos que tenías con tu pareja hasta ese momento se rompen.
Encima de que estas super cansada con la llegada del crío, la libre demanda y la mar-en-coche, encima tienen que elaborar un nuevo contrato, barajar y dar de nuevo. Reconfigurar la convivencia lleva no solo tiempo, sino una energía que no sabes de donde sacar.

Quedarás indisolublemente unida a tus suegros.
(Acá estoy siendo injusta, algo me dijo una compañera, que seguro leerá este post)
 Podés tener unos suegros geniales, ese no es el tema, sino que de repente entran en escena, desde un lugar totalmente distinto todas esas personas que son el bagaje de la otra mitad de la identidad de tu hijo, para siempre.

Te verás por momentos cómo tu propia madre.
Todas sabemos de cosas que nos gustan y otras que no de nuestras madres, y si bien queremos quedarnos con algunas de ellas, hay algo por lo general claro: no queremos ser ellas por más que las adoremos. Con una cría en brazos por momentos te encontrarás diciendo: me transformé en ella, y no suele ser en lo bueno.

Vuelvo al punto de partida: existe la posibilidad de que NO ocurran estas u otras cosas peores que leo de otras madres. Pero hice una lista hace unos cuantos días en mi agenda, para reprochar a mis amigas con hijos no haber sido lo suficientemente claras, y la quería compartir.

A ampliar.

Atte.
Madre de crío de 5 meses.
Recién descubriendo, la lista en crecimiento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. te juro que lo leo siempre.... no soy lo que se dice bloguera pero es genial sentirme tan entendida jajajaj...

    Y agrego algo.... con el crecimiento TODO crece!!!! Sobre todo esas cuestiones que no te contaron antes de la maternidad, la dedicacion de tu tiempo hacia el crio .... pero sin dudas, lo que mas crece es la satisfaccion con sus besos, sus abrazos y sus "mama".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estefi, linda.
      Gracias por pasar.
      Todo, todo crece? eso quiere decir que lo de las tetas va a empeorar? jaja
      Abrazo, guapa. A la niña se la ve tan bella!

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...