viernes, 5 de julio de 2013

Viva las sobras de papillas!!!

Laaaaargamos con el morfi. Pobrecito, tiene una madre que aborrece cocinar. Una de las cosas que me parecía más terrible de tener un hijo era que su alimentación dependiera de mí. Por eso, quizás, ame de manera exagerada que la naturaleza me permitiera producir alimento sin hacer nada. Pero el temido día llegó.

Mia madre dice que no le gusta cocinar, pero cocina exquisito, porque es una obra que hace para los otros y un gusto que se da a sí misma, ya que adora comer rico. La que escribe, también venera comer rico, pero no tiene la grandeza de su madre (no sólo por el morfi, de verdad por muchas cosas que le admiro, pienso que de lo bueno no le saqué).

Odio mucho cocinar. Muero de hambre, me lanzo a hacer algo de ultimísimas y encima sale espantoso, es la breve crónica de todas las pocas veces que no me quedó otra que cocinar. Tenía un pacto con mi pareja, él cocinaría siempre, yo haría las demás cosas de la casa. Pero llegan los hijos y todo se va a la mierda. Otro capítulo.

Sabemos que viviré a papillas si no me queda otra que cocinar. Igual ayer quise hacerme la cool y me puse unas milas al horno mientras suministraba la alimentación al crío, ya estaban listas, cuando me rescato de que el pañal se ha desbordado, proceso a cambiarlo, a lavar el culipín, a poner el lavarropa para salvar el pantalón (le gusta cagarse cuando el pantalón es blanco). Cuando termino… qué estaba por hacer antes, me pregunto. Ah, si, comer, me contesto. Ups, nunca apagué el horno. Ok, por suerte quedaban restos de puré. Fue todo peor, sacar el olor a aceite quemado de la casa, quién me manda a pretender hacer dos cosas en la cocina. Dos! Es un tema viejo, esto no es culpa del crío.

Conclusiones de estos días:
Primer morfi del Facu
Por El Padre (la foto y la comida)
BsAs, junio de 2013
-          La comida de bebé es lo más
-          Gracias al bebé hay verduras en casa
-          Gracias al bebé se come cerca del mediodía
-          El bebé (o la pediatra) marca y marcará el menú en casa por mucho tiempo. A quién se le va a ocurrir que voy a preparar otra cosa? Queda comprobado que encima estoy imposibilitada, igual debe ser algún trauma contra mi persona, porque, a mi defensa: del zapallo de mi crío no me olvido.
-          Odio a la pediatra desde que dijo que la comida tiene que ser hecha en el momento
-          Odio a los que opinan:
Ejemplo 1) Porque no haces cosas bien chinas: como perseguir las semillas de la banana que hace mal? Me dicen. Vos querés joderme, pienso.
Ejemplo 2) Y cuando va a comer más veces: seis meses y sigue casi todo teta? Me dicen. Sí, porque no mirás mejor: tu dieta, insoportable  fue llegar al día de hoy escuchando que los bebés pueden comer desde los cuatro meses, ya viste que no hago caso, pienso.
-          A la hora de morfar le ponemos un piloto, falta meterlo dentro de una carpa para que no ensucie nada de nada. Esta última es una idea del padre.

Acá estamos con una hermosa carta que subiré en algún momento, así me queda de recuerdo por si tengo otro crío. ¡Ven?! Hay que matarme. Soy Susanita. Acaso, no es obvio que no puedo con uno?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. Te cuento una inversa para que no me odies: tengo una amiga de Río Cuarto que les dio teta sola hasta los 8 meses!!!!

    Paciencia Conis!
    BESOS

    PD: me hacés reir mucho con lo que escribís acá! GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos! Fuiste de las más sinceras. Me acuerdo una vez que dijiste: y sí, por momentos te querés matar, pero un día te conquistan, para siempre.

      Eliminar
  2. querida conita de mi corazón! paso a contarte un par de cosillas: lo de tu madre es algo que nos pasa a muchas mujeres! yo ni jota de cocina hasta que se me ocurrió volar del nido y tener marido...A COCINAR SE HA DICHO PORQUE AMO COMER RICO!! (nada es imposible conis, si ya has parido uno y vendrán más...) y ahí mismito aparecieron la abuela, la tia, la madre y hasta alguna amiga de las que, no si por ósmosis o que cuerno, he heredado alguna idea de intento de receta.
    El temita "papilludo" es algo MUUUUYYYY serio: hoy son un par de cucharaditas para empezar, pero por experiencia te digo, cuando ya tenga más control sobre su cuerpito, despues de comer y cuando veas que ya no hay "hambre" DEJALO QUE JUEGUE CON SU COMIDA AL CRIO!!!!! nada mejor para que se familiarice con sabores y texturas, para que vea que comer es divertido y no una ceremonia tediosa, nada mas hermoso que comer con las manos, que desestructurar estructuras: así que la ropita de batalla, la bañadera pronta y A REVOLEAR PURECITO SE HA DICHO!!
    Podria vivir a choripán si quisiera...pero cuando el que come también es el crio una puede llagar a transformarse en chef gourmet en un santiamén! (pasate por el face a ver un par de creaciones...jeje)
    Suerte con esta nueva etapa!!
    Yoryi

    ResponderEliminar
  3. «Podría vivir a choripán»
    Te amo yor.

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...