sábado, 28 de diciembre de 2013

Mente errante de madre / #madreloca

Que resulta que el cuelgue es generalizado, y se le contagia a las ideas, y no andaba con para escribir. Y diciembre no ha sido productivo, más sí una maratón de eventos. Y Buenos Aires lleva quince días de una ola de calor fatal. Y me dí cuenta que cumpleaños propio, el de Jesús y el de mi niño, dentro de las mismas setentaidos horas, va a ser áspero. Áspero y forever.