viernes, 31 de enero de 2014

Cuando nace un bebé / De #madreloca y #madreortiba

Esto no va a ser precisamente dulce. Es probable que solo vos que fuiste mamá me entiendas, o no. Pero se me cae enero del mapa y me prometí escribir todos los meses aquí. Y no va que pispeando lo que tengo en redacción, y a un poco más de un año de haber parido, me pinta que es hora de sacar a la luz mi decálogo de #madreortiba

Postearlo o no. Ante todo quiero atajarme: de los que me rodean nadie se zarpó tanto, en correlato agradezco las muestras de amor salgan como salgan, es que pasa también que una no sabe que y como lo quiere, o por ahí no se es clara, o no se sabe como ser clara, o queda mal ser clara… Y aparte antes de ser madre yo misma capaz, que si te quería mucho, te iba a ver cuando estabas pujando… Se trata solo de la conclusión de una experiencia personal. Me animo a publicar y no es en base a que “no tengo los patos en fila”, sino que por diversos medios me llegó la opinión de otras puérperas que sintieron cosas similares, en varios sitios leí sobre el tema, y de hecho el eje principal de esta lista me llegó por mail, no es mío. Poncio Pilato.

 Siempre hay criterios que no se comparten, pero hay espacios y momentos que son más delicados para sus protagonistas. No debieran existir las ofensas por la forma en que a uno se le canta vivir sus propias revoluciones internas. Un nacimiento es algo socialmente muy importante, se me dirá, pero un nacimiento no es solo que “hay un bebé por conocer”, sino que conmociona un montón de cosas y resulta que, "ponele", a algunos simple y sencillamente se les da vuelta el mundo tal cual lo conocieran hasta ese día, y no es que sean egoístas si ante tamaño bolonqui emocional necesitan un tiempo a su manera, la que sea.

Como decía, esto me llegó y quisiera difundirlo para ver si nos rescatamos un tach. Recién ahora después de haberla pasado se que en esta situación la mejor forma de acompañar es preguntarle al otro como quiere vivir.

Pienso que excepto que te digan lo contrario hay que:

- No ir al hospital, por todo lo que decíamos arriba y por cosas obvias como: madre y niño tienen mucho que aprender a solas, solo como ejemplo ninguno sabe como se hace con la teta y lleva tiempo, o la mujer tiene veinte puntos en la barriga o unos 5 en la vagina… no es que está loca si le cuesta poner onda.

- Las visitas en el hospital, si se permiten, deben ser muy muy muy cortas.

- Siempre hay que avisar antes de ir, esto por años.

- A partir de las 19 ya no es sensato visitar a un bebé, y esto probablemente también sea así por años.

- Cuantas menos opiniones mejor, las de todo tipo, pero especialmente las que respectan a lo que “hay que hacer con el bebé”.

- Enfocar la ayuda. Si se ofrece ayuda a los padres, mejor que sea con temas de la casa. El cansancio es mucho pero es irrisorio pretender que: “descansen del bebé” mientras hacen tareas domésticas, “dámelo que te lo cuido mientras cocinas y barres” (¡!). El bebé no cansa, agota el mundo que no te deja disfrutar de tu bebé porque tenés que hacer mil cosas en vez de estar tranquila con él.

- No pasar al bebé de mano en mano. Si se permite alzarlo, luego se lo devolvemos a mamá. Esto es por varias razones: higiénicas, tranquilidad del bebe, etcétera, pero especialmente porque es muy probable que los padres estén sufriendo que lo tratemos como a una cosita.

- Si se lleva  un regalo al recién nacido y tiene un hermano, hay que llevarle un detalle también al mayor. Se trata de inclusión, de mostrarle al otro que sigue siendo importante, se trata también de dar una mano a los padres con ese asunto.

- Para que todos conozcan al bebes y si la familia es muy grande lo ideal es organizar algo unos días después todos juntos y fuera de la casa de los recientes padres, para ahorrar peregrinación por la casa del bebé y para que dispongan los padres cuando es hora de dar por terminado el evento social para el pequeño.

- No hacer comentarios sobre el físico de la mamá.

- Lavarse las manos antes de tocar al bebé.

- No llevar flores al hospital, el área recién nacidos es una área con cierta esterilización, los bebes están bajo observación y no se sabe si son alérgicos a cosas… o puede ser alérgica la madre e imaginaran que no está muy bueno andar estornudando recién cocida. 

- Mejor no llevar los regalos al hospital, pues a la hora de emprender la vuelta hacer una mudanza aparte de estar pendiente del diminuto ser, suele ser difícil.

- No ir a visitar si se esta enfermo o con niños pequeños. Los peques son portadores de un montón de bichitos, pues los anticuerpos de los grandes se consiguen habiéndote agarrado cosas de chico, no? Y Una situación de fiebre antes de los tres meses, termina en una internación para descartar infecciones que se pueden pasar en cuestión de horas al sistema nervioso central.

- No sacar fotos con flash los primeros días, esto no es científico que haga algo, pero ya bastante traumático es todo para el recién salido del útero con  para que le agreguemos shocks. El flash es solo un ejemplo apliquémoslo a todo lo estimulante innecesario.

Atte,
#madreortiba





p.d: La tarde siguiente al nacimiento de mi hijo envíe un mensaje que decía mas o menos así: “gracias por respetar la decisión que tomamos de vivir este momento en privacidad, claro que quiero que todos conozcan a mi retoño, pero estoy en medio de un viaje y cuando reaccione se los haré saber, gracias!” . Con el nacimiento de mi hijo comprendí una vez más, y entre tantas otras cosas, porque elijo como amigos a los que son mis amigos. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. Concuerdo en absolutamente todo lo que dijiste.
    El horario para la visita en el Hospital donde yo parí era de una hora. el primer día vino MUCHA gente, para mi esa hora fue tremenda, cuando se fueron todos sentía que me había pasado un huracan por encima y yo necesitaba fuerzas para volver al ruedo con mi hija, que durmió TODA la hora de visita.
    Y con respecto a la bienvenida en casa también, lo que menos quería era ver gente, quería paz y poder dormir aunque sea un ratito los momentos que mi hija dormía y no tenía que darle la teta.
    Aguante las mamás ortivas!

    Beso!

    C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aguante!!! jeje
      Por suerte están ahí, las otras como yo!
      Un abrazo, Carla.
      c

      Eliminar
  2. La primer foto de mi hijo se la saco mi cuñada cuando saliamos de nursery para ir a la habitacion, hacia aprox, una hora que habia nacido...FLASH en el medio de la jeta...
    Buen decalogo...a mi el blog me sirvio mucho para ubicar gente y me ahorre muchas "explicaciones" Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena esa de que te ayudó el blog! Si se me hubiera ocurrido...

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...