viernes, 28 de marzo de 2014

La memoria es memoria si es presente

Para vos habrá sido dos generaciones atrás, para mi fue una, nací dos años después de las elecciones del 83´.  

Cuando dicen que “el pasado ya pasó” me erizo furiosa, los argumentos políticos se esfuman, soy compañera de mi padre, tú abuelo, siento los olores de quince años antes de mi nacimiento, me los han compartido y son míos también, pero si no lo hubieran hecho me los habrían robado. “Sospecho que no pocos de los que preconizan la destitución del pasado en general, en realidad quieren la destitución de su pasado en particular” (Gelman)

Fue tan cerca nuestro y sin embargo una parte de mi generación ya recibió versiones lavadas, de las que no huelen a nada a propósito. Versiones acartonadas que por derecha miden con la misma vara lo distinto e inconmensurables. Versiones tediosas que por izquierda hacen paralelismos injustos. Confluyen.

Cada 24 marcho, y al entrar a la plaza siempre miro para arriba, buscando que no haya contaminación visual para pensar, en ese momento y más que siempre, en los que fueron capaces de dar la vida por ideas de justicia social. Sé que para los ojos del enemigo cada vez que los recordamos con emoción y amor: ellos vuelven, viven, ganan, ganamos. 

Esta fue la segunda vez que me acompañás. El año pasado eras tan chiquito que cuando todo se apretujó para empujarnos cuál masa compacta a la plaza me asusté un poco, miré a nuestro alrededor y un montón de compañeros nos rodeaban entonces pude sentir que estábamos cuidados, y mirar para arriba con vos de menos de tres meses en mi pecho: entrabas por primera vez a la plaza. Este año ibas en los hombros de papá, mirabas para arriba también, señalando los carteles y los globos, aplaudías con los bombos y las bombas de estruendo, estabas chocho.


24/3/14
Al ver como fluía todo supe que voy a errar mucho como madre, pero estuve de repente segura que no en esto. Quizás en el futuro elijas otra historia, pero fuiste traído al mundo para ser amado, y el amor y sus vínculos conllevan también e indefectiblemente la transmición de determinadas maneras de ver ese mundo, por intención u omisión, de manera consciente e inconsciente.

Harás tú camino, pero no se trata solo de lo que: “vas a…”, porque: “ya sos”. Ya estás acá acompañándonos en todo lo que elegimos con papá y siendo amado de esta manera. Te contamos lo que sentimos, te leemos lo que creemos, vemos el cine que nos mira, escuchamos la música que nos escucha, estas rodeado de lo que nos interpela pero no como condena si no como herencia de amor, estamos compartiéndonos con vos.  Queremos tu libertad, pero no queremos criar sin darnos a nosotros mismos porque sería mezquinarte y robarte la forma de amor de lo que te tocó en padres que es parte de tú historia. 

Este 24 estábamos los tres juntos. Queríamos contarte donde creemos que hay que estar, que si no se puede con el cuerpo siempre habrá formas,  pero que es un compromiso que no tiene vuelta, una cita que es sólo un símbolo, pero de símbolos se hacen las historias, y de historias los hombres.

Entrando pensé: “Para que sepas lo que es memoria voy a vivir, y la memoria es memoria si es presente (Gelman), y recordar viene del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón (Galeano). Vas a sentirlo diferente, y me alegro, porque entre los olores que heredé están la angustia y el miedo, y no quiero que los tengas. Vas a sentirlo diferente, pero vas a vivirlo de algún modo y no con indiferencia cómplice. Creo que esto sí podré hacer”. Me dije. 

Mamá



Nota: Ayer en el jardín me dieron el ultimátum para que cociera un distintivo en la colchoneta de la siesta del crío y elegimos con el padre una bandera argentina llevada por un par de minions (lo de los minions no es de imperialistas, sino que son unos personajes que nos dan mucha gracia y nos recuerdan a niños de entre 1 y 3 años: o sea lo que estamos viviendo) Allá iba hoy con su banderita.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. Qué lindo! Recordaba la primer marcha del enano.. yo estaba ahi!! entramos ala plaza casi juntos.. Hermoso lo que escribiste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo! Nunca me voy a olvidar como la primer marcha del peke fuimos punto de encuentro para ser acompañados. Te abrazo.

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...