viernes, 26 de septiembre de 2014

De bichos y guardacríos

Data histórica, para la memoria familiar. Sobre la organización con el crío en esta ciudad despiadada con la maternidad. 

15/7/13 Comienzo del Jardín y la noadaptación 
Sala Lactarios de un Maternal del microcentro, se llamaba Lactario pero de ahí a entender que eran lactantes: cero. El pibe, de menos de siete meses, no se adaptó, lloraba todo el día y las maestras no hacían más que pedirme que lo desapegue más, como si estar seis horas con esa edad lejos de la madre no fuera ya una enormidad, me pedían que le haga menos upa y le dé menos teta, se la daban de hippies y al probar otroa institución nos dimos cuenta de que era pésimo, eran unos militantes del desapego para no hacer su laburo. Hablo del Jardín Pilpilihue.
1/8/13 Volví a trabajar
Época horrible, llamaba al guardacrío y el pibe siempre llorando. El entorno y el famoso jardín me decían: es que ustedes no quieren separarse. Pero me querés decir algo menos obvio? A ver si das una mano más creativa? Quería gritarles a todos.  Faltó contención ahí. El padre nos bancaba pero tampoco la terminaba de ver. Yo había decidido e insistido por el guardacrío del microcentro porque quedaba cerca de mi trabajo, y estos se hacían los provinculos. Pero por sobre todo porque estaba a quince minutos, para mí la sola idea de viajar una hora y media para tenerlo en mis brazos era una tortura. Pero el viajar en transporte público con el bebé estaba empeorándolo todo, nos agotaba a los tres, no ayudaba a su humor en el guardacrío, menos al de las “predispuestas maestras”. Cuando lo iba a buscar era bello llegar corriendo en minutitos y de ahí los abrazos y la teta, pero tan lejos de casa, pero tan incómodos, pero aún faltaba toda la vuelta… era un caos. Él se empezó a enfermar, normal hasta cierto punto, y empecé a enfermarme yo. No sé si fue la cabeza, pero fue, era real, y una vez tras otra en el médico los dos. La cosa no iba.

1/9/13 Comienzo en el Jardín del Barrio 
Cambiamos. Entramos a la Sala de Bebés del guardacrío más cercano. Iba a estar más horas sin nosotros - en vez de seis, casi nueve- pero necesitábamos, por todos, probar otro esquema. Las cosas fueron distintas a la otra experiencia desde el comienzo. La adaptación fue llorosa, obvio, pero a pesar de las lágrimas se aferraba a las maestras, en vez de patalear. Cuando yo llamaba me decían: si, la verdad que llora un poco, pero se le hace upa hasta que se distrae y vuelve a jugar. En vez de sentir el llanto de mi hijo de fondo me informaban entre queja y chiste: acá está, hoy lo tuvimos a upa, nos tuvimos que turnar. Cuando yo preguntaba: pero es normal? Me sonreían con un: obvio, ya se le va a pasar! Y cuando lo iba a buscar, por empezar no escuchaba su llanto desde la puerta, y aparte remataban: ahora a casa con mamá a recibir muchos mimos. Con el Jardín predispuesto de verdad, y al menos tratando de considerar lo de los vínculos, en menos de un mes se quedaba contento, a veces algún puchero pero también un abrazo a la maestra que lo recibía. Esto fué en el Jardín de La Estación de Floresta.

4/10/13 Internación y bichos
Cuatro de octubre es el día que lo internamos. Después de varios episodios de bichos superados: todos los mocos de invierno, las primeras -en plural- otitis, y etcéteras, después de todo eso en octubre vino este bicho de la internación dos (la primera había sido por una cuestión inevitable al mes de vida), parece que fue citomegalovirus, y tras diez interminables días de fiebre y diarrea terminamos en una deshidratación. Dos semanas después volvió a cursar, el piojo.

20/12/13 Colonia y más bichos
Empezó la colonia en el Jardín, era lo mismo de siempre pero en el “recreo” lo sacaban a jugar con agua en una mini terracita, que vamo´ hacerle: pobres niños de ciudad. Y con el verano más bichos en el guardacrío: conjuntivitis, mocos de verano, otitis de verano, gastroenteritis, y etcéteras.

10/3/14 Pase a salita deambuladores, muchos progresos y nuevos bichos
Todos en esa salita iban a entrar caminando, menos el mío supuestamente, para cuando fue la reunión de padres. Él pasaba de ser el más grande a ser el más peque del grupo. El lunes empezaba el ciclo: el tipo caminó ese domingo. A mi no me joden, soy uno más. Mi amor, verlo tan grande, tan rápido, pero encima esto. Quizás fue casualidad, seguro, pero se sentía como que el crío empezaba a ser un bicho cultural… y uno es cien por ciento biológico y cien por ciento cultural, escuché… y el día que caminó me pareció ver como todo confluía, esas piernitas no eran solo impulsadas por músculos, pero también. Se notaba el aporte del Jardín en muchos planos. Pero seguían asediándonos todos los mocos acompañados de falta de apetito, y la pediatra con la tabla de los percentiles se me presentaba de madrugada. Buh!

13/5/14 Internación y otros bichos
Trece de mayo es el día que lo internamos, de vuelta. Después de varios episodios de otros bichos superados, en mayo un resfrío otoñal se convirtió en bronquitis, luego broncoespasmos, hasta ahí manejado. Pero se vino a cruzar oootro virus, he hizo un pico de cuarentiuno de fiebre imposible de bajar, incluso con inyectables, sospechas de bacteria en sangre y: adentro. El episodio lo resolvió el cuerpo del pibe solo, pero antibióticos preventivos de por medio y pediatra de sermón: no hay que volver al jardín, ya no es una recomendación sino una prescripción médica, dijo. Tenemos, según ella a quien llamamos: la jefa, que esperar a los tres años donde el sistema inmunológico tiene otra madures y el cuerpo otro tamaño para bancar los descensos de peso.

10/6/14 Último día de guardacrío y abueleo
Después de la internación volvió unos días al guardacrio se despidió con bombones, promesas de pronto regreso, y blanqueada de ojos de la madre a la pediatra. La abuelana viajó desde La Rioja especialmente a ayudarnos, y yo me quise matar ante la evidencia: cómo se me ocurrió tener un hijo lejos de esta mujer? Mientras busqué para que lo cuiden en casa, entrevistamos niñeras y trabajadoras domesticas, optamos a pesar de mi culpa por la segunda opción, gracias a que el nomarido me convenció (ya me lo había insistido un año atrás cuando la travesía empezó y yo tosuda la tenía con el jardín, por las inseguridades de que no ocupen mi lugar de madre y por la culpa burguesa). Bueno la cosa es que empezamos el maldito viaje de ida de la comodidad, probé una droga. Por las dudas a la abuelana la liberamos recién a principios de agosto.

8/7/14 Empieza a cuidarlo L
L vino por la amiga de una amiga y llegó rápido a nuestra confianza, después de varias entrevistas casi que me casé con ella, con el pibe enganchó bien y con la casa también, todos felices. Los mocos desaparecieron.

17/8/14 Se va la niñera
Me llamó esa mañana y me dijo que se iba al Paraguay por un problema personal, no sabía si por una semana o meses, le aclaré que no podía esperar ante el incierto… reanudé la búsqueda desesperada. Y buscarle las mil vueltas al cuidado del pibe, caos, llevarlo al trabajo, favores de abuelos, pago por hora a una señora que es rosamisalvadora, peleas con el padre por las horas de llegadas, y etcéteras. L regresó y nos dijo que tenía cuatro meses de embarazo (golpe de culpa en la nuca), no tenía los papeles (era su promesa que los hacía en el periodo de prueba, pues queríamos blanquear), aun no podía tener la obra social por lo tanto no podía seguir la relación laboral, relación que tenía solo treinta días así que encima había empezado a trabajar embarazada, y muchos “encimas”... Siguió la búsqueda y siguieron las ataduras con alambre y los pedidos de licencias excesivos.

22/9/14 Empieza a cuidarlo T
Porque no le hablamos antes? Vive en mi edificio, es la encargada, y sobre todo: es de ultra confianza. No teníamos trato muy cercano, ergo no conocíamos su carácter, nos faltaba descubrir eso, pero sabíamos que todos los que nos rodean la conocen y quieren. Cuando cerré la puerta tras la entrevista número quince, sumado a que las últimas referencias habían sido truchas lo que me hizo entrar en pánico, le toque timbre a ella. Le servía el horario. Hicimos una reunión con Juan. Vimos que era copada. Hace una semana que trabaja en casa: y la cosa va viento en popa!!! Pensar que la tenía a cincuenta metros.

Crío inmerso en sus juguetes
set2014
Así las cosas al 26 de setiembre de 2014, 
día en que el crío cumple: 21 meses!!!
Feliz cumple mes hermosor de su mamá,
y de todas sus niñeras 
que ya van a caer rendidas 
a sus piececitos olorocitos.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 comentarios:

  1. Hola, recién me mudo a Capital Federal, y estoy buscando un jardincito por la zona de San Nicolas (comuna 1), ayer fui a una reunión con el "jardín pilpilihue", y quería tener referencias... lo conocen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondí en un comentaria abajo.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Te respondí en un comentaria abajo.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Hola! Me había olvidado que hice este post, pufff! me trajo todo el recuerdo de la primera no adaptación,que fue en el Pilpi... Mirá, esa fue mi experiencia, por ahí no es la línea del Jardín, no sé que decirte... Para nosotros no estuvo nada bueno, pero tampoco tan grave, solo que nos sentimos no acompañados en el proceso de adaptación como que no tomaban las riendas y te ayudaban solo te transferián toda la angustia dejando la culpa de un solo lado y no generando un equipo con la flia para ayudar al pibe, pero bueh... Por ahí fue solo nuestra experiencia o esas maestras en puntual, fue hace unos años. Tampoco es que pedíamos algo tan raro, luego en el otro Jardín se dió naturalmente que sentías que entendían la situación de que al bebé le costaba y una también, y se sentía que la institución ayudaba. Hay uno por la zona del que me han hablado maravillas solo que no me daba el bolsillo, ahora trato de recordar el nombre y te cuento. Y si podés intentá en los públicos de los Hospitales o de los Ministerio, son muy buenos (jardines maternales públicos, no los públicos cepis esos son tercerizados y sin controles)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. El Catalinas es el que parece que está buenísimo.
    Abrazo y suerte con la búsqueda.

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...