martes, 27 de enero de 2015

En búsqueda al menos de la oportunidad a nuestro cuerpo - Parto y nacimiento respetados III

(Este era un mail que armé para algunas amigas y compañeras, y después al ser un #postchorizo preferí ponerlo en el blog)

Me pareció que podía llegar a interesarles debatir al respecto. Porque están embarazadas (las más importantes ya que les corre el reloj en tomar decisiones), o piensan estarlo, o sólo les toca por profesión, por humanismo, por feminismo, o por lo que sea. Eso sí: somos todas mujeres.


Y somos todas mujeres a propósito y sin querer, a la vez. Por un lado porque creo que parte de lo que está pasando en el sistema de salud tiene que ver con el patriarcado, no importa si suena a lugar común -no vamos a teorizar aquí respecto a que la óptica femenina es tenida en cuenta un rábano por lo científico-; y por otro lado porque, me parece, que primero tenemos que informarnos más nosotras.

Informarnos para salir a pelear que nuestros compañeros -dícese de parejas, amigos y familiares varones- hagan suyas nuestras demandas. Tenemos que terminar de decodificar cuáles son los derechos que vamos a reclamar a la hora de parir, y no lo sabemos, y no lo hemos pensado, y así llegamos a los partos: porque todos los mensajes del sentido común nos dicen que es snob eso de militar tal cosa. Y así nos damos cuenta cuando ya pasó.

Quiero compartir algunas anécdotas:

Una conversación con una compañera de trabajo que parió en su casa hace quince años:
Le dije: “Que me cuente”; me contó y agregué: “Que me parecía una locura, que los riegos, que los avances, que hay que pelear para poder parir vigiladas dentro del sistema, pero sin ser invadidas”. Se me rió, con clemencia por mi ingenuidad, y dijo: “Tenés razón, pero este es el mundo real y sus tiempos e intereses, mientras tanto seguimos reproduciéndonos. Acá hay dos cosas: primero decidir y tener que bancártela en soledad, porque la sociedad no te acompaña; segundo que hay distintas concepciones de la vida y la muerte, no sólo la tuya, y creer que hay que salvar o salvar es lo que hace al sistema tan agresivo, porque se agarran de eso para el lucro”. Me dejó helada… No lo comparto, pero la respeto.

Lo que me decía una amiga obstetra en Hospital Público:
No sientas culpa de ir al sistema privado, porque yo te puedo garantizar mirarte, pero nada más. Vas a pedir anestesia y no voy a poder dártela, ante una cesárea de urgencia tampoco tengo el cien por cien de reacción con los medios de los que disponemos hoy en día, no se garantizan espacios para que estés cómoda y acompañada como dice la ley, y otras cosas por el estilo... Es complejo... Andá a la obra social, en tú mentalidad te vas a sentir más contenida, y es lo que necesitás”. Me sacó el peso de lo ideológico, aunque me pregunto aún hoy que es eso de "mi mentalidad", igual qué ganas de gritar: “Que es injusto, que no hay puntos intermedios, que es a la deriva y sin insumos o totalmente sometida a los sistemas cerrados de las clínicas”.

El reencuentro con mi obstetra, para control del diu, hace unos días:
- Embarazada otra vez?
- NO!? Pero si quisiera un parto natural, cuándo podría?
- Y… ya.
- Tendríamos que hablar algunas cosas, para que tratemos de garantizar que sea natural, me vas a poder ayudar cuando llegue el momento?
Esa pregunta tan buscando su simpatía tenía que ver con que hay otras cosas, más allá del parto, en las que sé que el tipo es buenísimo, básicamente medicina fetal. Me contestó:
- Mirá… eso de que sea natural pedícelo al pibe (?)
A un nonato, que le pida qué, hacete cargo, pensé… él agregó:
- Sí, pedile que no sea muy grande para tu contextura, que se acomode bien, que venga a término
Casi lloro, tenía un libreto para pedirle ciertas garantías a este tipo para poder volver a intentarlo con él, pero: Qué le puedo decir con respuestas así?

En una charla con la primer y linda amiga que me dió la maternidad:
Me contaba que cuando estaba por parir le decía al marido: “Vos si pasa algo hace esto y aquello”; y también me contaba cómo, después del parto, se había dado cuenta que lo del empoderamiento de la mujer durante su propio parto era cualquiera, porque se trataría de una construcción cultural que no existe ahora, y lo que pasa en ese momento es que una está débil, conmocionada, sobrepasada de hormonas y sentimientos contrariados, y que se erige frente a una algo muy groso, una construcción -la médica- muy solida y que se para como autoridad absoluta, entonces no es fácil, no es el momento para que una sea la de armas llevar, que hay que preparar a los compañeros. Más o menos así, con algo de interpretación mía, lo que me decía. La cosa es que me ayudó mucho a dejar de sentirme tan culpable por no haber defendido mi parto.

Otra amiga me cuenta la siguiente experiencia:
Ella estaba en el curso de preparto, con otras muchas igual de preñadas, cuando entra una médica a hablar con su partera y le explica, señalando a una embarazada joven, como la mayoría de las que estaban haciendo el curso: “Mirá ella está en la semana treinta (y algo) y el bebé aún no se dió vuelta, pero como es ortodoxa (refiriéndose a su religión) tenemos que hacer lo imposible para que su parto sea natural,  porque va a seguir teniendo bebitos”. Mi amiga pensó: “Y las demás, acaso saben cuántos bebitos queremos tener?" Esa anécdota me recordó a otra conversación con mi obstetra: “Quiero un parto natural, no sé cuántos hijos quiero tener.”; “Pero no te preocupes por eso, con dos está bien, así tenés una vida tranquila.” Tan preocupado está por mi vida, o tan relajado en los parámetros culturales necesita estar para ser libre en prácticas que me limiten?

La búsqueda es por el género, juro que no es de snob, y -esto para las amigas feministas- tampoco es que quiero bregar por la mujer burguesa pariendo y punto. Si queremos a la mujer libre, me parece, que no podemos perder una experiencia tan fuerte, transformadora y propia como es la del parto.

Mi sensación es de que me robaron el parto y no lo digo porque terminó en cesárea, no, eso es lo de menos porque estoy totalmente de acuerdo si es para salvar vidas. Pero que si vamos a cesáreas sea porque no quedan alternativas y no porque el sistema necesita escupirte y sacarte de encima, cuando no hay riesgos. Y menos que menos que los riesgos aparezcan por un montón de prácticas que nos realizan y que están desaconsejadas.

No soy una fundamentalista -aunque parezca-, pero después del nacimiento de Facu, lamentablemente después, supe de información que me podría haber ayudado de tenerla a tiempo. Y no quiero que las mujeres que conozco la ignoren.

Con el crío recién salido todo era feliz, pero cuando recordaba el parto algo no me cerraba. Me entristecía un poco el proceso aunque todo había salido bien y eso que no me había encontrado con lo que me tope/busqué después. Se me decía que: “Qué derecho a pensar esas cosas si tenía la suerte de que estábamos bien los dos”. Hoy creo que sí hay derecho: “Que cuando se trata del cuerpo de una hay todo el derecho del universo a decidir, mientras no este en riesgo la vida, ahí se puede discutir…”

Discutir o directamente primar, de acuerdo a la gravedad, el criterio de los que comparten la responsabilidad, como es el caso del cuerpo médico. No dejo de ver la encrucijada de su rol entre un sistema que les da ciertos protocolos utilitaristas y la presión de los deseos de las parturientas. Ahora, si dejamos de ver el embarazo como una enfermedad esos deseos no tendrían porque molestar, y los profesionales sería sólo asistentes para tomar las riendas de cambiar el panorama. La relación de poder médico-paciente no puede ser la misma en un parto que en una cirugía.

La amargura venía a la boca cuando hablaba del parto. La amargura se hizo general cuando tuve solo un poco más de información. Dolió darme cuenta cómo con un embarazo tranquilísimo, contenida, apañada y acompañada como el que había tenido, sin embargo no había cumplido para conmigo misma la obligación de informarme para decidir.

Ahora “hincho” con el tema, perdón, me sale del alma, ojalá aporte algo.

__________________________


Hay millones de cosas en la internete al respecto, éstas son solo algunas que me aportaron en las preguntas que me vengo haciendo...


Ley argentina de protección integral a las mujeres, que habla en el Articulo 6 especificamente de la violencia obstétrica: http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electivas/816_rol_psicologo/material/unidad2/complementaria/ley26485.pdf


Qué anda diciendo UNICEF (datos de la provincia de BA): http://www.unicef.org/argentina/spanish/salud_PolicyBrief_Cierre.pdf


_____________________

Otros artículos, algunos son viejos pero aportan.

Éste está muy bueno, sobre los motivos de cesáreas:
http://porunpartorespetado.blogspot.in/2013/03/conoces-el-motivo-de-tu-cesarea.html?m=1 


Test de violencia obstétrica: 

Semana del parto respetado 2014: 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-246601-2014-05-20.html http://www.infobae.com/2014/05/19/1565755-el-parto-humanizado-una-alternativa-reducir-las-cesareas


Los efectos secundarios de la cesárea: 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-241523-2014-03-11.html


Un informe de Unicef revela que aún muchos profesionales no adhirieron a la Ley nacional de parto respetado: 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-220852-2013-05-26.html


Cambiar el modelo médico-hegemónico: 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/220852-63683-2013-05-26.html


Maniobra de Kristeller: http://www.elpartoesnuestro.es/blog/2011/09/07/maniobra-de-kristeller 






Guía práctica para el parto normal (es de España pero tira info interesante): http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/guiaPracClinPartoCompleta.pdf

Contando mi experiencia: 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios:

  1. Me parece espectacular que compartas toda esta info porque creo que esa es la herramienta. Saber de antemano porque ya llegado el momento es todo confuso, hay dolor, temor e instituciones. Es imposible decidir con claridad.
    Yo estoy segura que en mi caso tuve parto natural solo por pura voluntad del médico que me banco doce horas, tres de las cuales en sala de parto, con doble vuelta de cordón y toda la bola y él nunca sugirió ir a cesárea sino que se mostró paciente pese que eran las 6 AM cuando nació la gorda y él venía de otro parto. Pero no hubiera tenido herramientas para plantarme y exigir otra cosa.
    Valoro el parto natural por la rápida recuperación que supone, que en mi caso era crucial porque no tengo familia cerca como para que me ayudaran con el post operatorio
    Gracias por compartir esta info. Aunque no creo que haya segunda vuelta la voy a leer porque siempre una está hablando con otras de estas cosas, no?
    beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre volvemos al tema, verdad.
      Tampoco sé si habrá segunda, pero por las dudas...
      Tú médico no es de capital por casualidad?
      Un abrazo grande,
      nos leemos, Flor.

      Eliminar
    2. Ayer estuve leyendo y está muy bueno todo lo que compartiste. Mi médico es de Rosario. Se llama Diego Iglesias.
      Besos!!!

      Eliminar
    3. Me queda lejos,
      pero seguro hay más,
      ésta ciudad no puede ser tan grande al pedo.
      Gracias, Flor!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me encató el rejunte de relatos, experiencias, data y link.
    Lo comparto.
    Gracias por lo de linda ;)
    Te abrazo. Muaa.

    ResponderEliminar
  3. Me siento tan identificada con tu post y me parece tan necesario informarnos para poder elegir. Yo también siento que me robaron el parto porque el nacimiento de Muriel terminó en cesárea. Yo también tuve un embarazo tranquilo y acompañado. Yo también me ponía triste cuando pensaba en mi parto... mi supuesta "felicidad" no era completa y también tuve que escuchar "que no tenía derecho a ponerme mal porque estábamos bien las dos"...

    Gracias por compartir estas experiencias y toda esta info tan necesaria!!!

    AMÉ!!!

    PD: Sabés que me había parecido que tu linda amiga era Flor!!! Es una genia.

    Muaaaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pao,
      en el primer post sobre parto que hice te nombre,
      acababa de leer tu vivencia através del blog de Flor,
      y eso sí que debe haber sido duro, pensé que me quejaba de lleno...
      Te abrazo, Pao!

      Eliminar
  4. Sumate al grupo "Parir después de cesárea", tiene relatos, info y material suuuper interesante! Y si buscás obstetra que apueste (posta) al PVDC en intitución, no dudes en contactarme ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me sumo, te agrego a face,
      y a veces, de loca, voy pensando la segunda,
      te necesitaré.
      Un abrazo, Nati!
      Gracias por pasar!!!

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios...